Información General
Nuevo hallazgo en Playa San Carlos

Dos niños de 9 y 11 años fueron parte de un nuevo rescate paleontológico junto al equipo del Museo Scaglia

Se trata de Mía y Bautista, que junto a su padre, encontraron los restos de un armadillo terrestre gigante de cinco millones de años de antigüedad.

El equipo del Laboratorio de Paleontología del Museo Municipal de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia, participó del rescate de restos fósiles de un Gliptodonte (pertenecientes a la especie Plohophorus figuratus), un armadillo terrestre gigante que tiene una edad aproximada entre 4 y 5 millones de años.


El pasado miércoles, Bautista de 9 años y su hermana Mía de 11, junto a su padre Martín Aceña, realizaron este hallazgo paleontológico en los acantilados costeros de la playa San Carlos de nuestra ciudad.

Luego de dar aviso al Museo, el personal dio inicio a los trabajos de rescate -junto a estudiantes de la Tecnicatura Superior en Paleontología de Miramar-, tras los cuales se encontró parte de la cola del ejemplar.

Además, entre las piezas recuperadas hay un tubo caudal, vértebras, anillos caudales y algunas placas del caparazón dorsal.

Los profesionales del Scaglia, informaron que los tubos caudales de estos acorazados prehistóricos “se encuentran entre las piezas más bellas de los gliptodontes, que pueden mostrar distintos patrones ornamentales (como animal print), que para el caso de Plohophorus, destacan las rosetas compuestas por figuras grandes bien redondeadas rodeadas de figuras más pequeñas poligonales. Estos anillos permitían a los gliptodontes darle movilidad a su cola, y así manipular su mazo medieval (tubo caudal) para defenderse”.

Cabe destacar que por primera vez se suman a la colección de Paleontología del Museo Scaglia restos de los anillos caudales de esta especie de Gliptodonte.

Asimismo, explicaron que generalmente la comunidad cree que los hallazgos contemplan encontrar la estructura completa del esqueleto del ejemplar, cuando en realidad se trata de partes o secciones del mismo. “Encontrar un esqueleto completo de cualquier animal es sumamente improbable y por lo general entre uno y otro hallazgo vamos completando un rompecabezas”, detallaron.

Los trabajos de rescate paleontológico se realizaron en condiciones extremas que generó la pleamar, con acantilados por encima de los 25 metros de altura que en su base poseen una pequeña plataforma de abrasión, donde el equipo de paleontología del Museo hizo base para trabajar el hallazgo de Mia y Bautista.

Lectores: 210

Envianos tu comentario