Panorama Político de Mar del Plata
El monje detrás de Crear Mar del Plata

Martín Abonjo, el creador y estilista del senador Lucas Fiorini

Se trata del abogado peronista y estratega clave del espacio político que ya desfiló por todos los colores, y que mutó en cientos de ideologías. (Dibujo: NOVA)

El senador bonaerense, ex Juntos por el Cambio, Lucas Fiorni, viene 1 o 2 días a la semana por Mar del Plata. Antes de dirigirse a su lujoso hogar en las afueras, casi en la entrada de la ciudad, se desvía por la mañana a Dopo Pizza (Corrientes 1801) o Per Terre (Moreno 2201) para encontrarse con su manager, el misterioso abogado Martín Abonjo.

Durante esas conversaciones de horas, el legislador lo escucha atentamente, sin interrumpirlo. Casi como si estuviera en presencia del padrino. “Si Abonjo le dice que se tire de un rascacielos, dalo por hecho que Fiorini lo hace”, expresan fuentes oficiales a este medio.

A veces, en dichas reuniones de la mesa chica, demasiado para el gusto de algunos integrantes de segunda y tercera línea, también se hace presente el organizador de la juventud Maximiliano Berman. Este último es de lo más accesible, aunque no conlleva ninguna agenda en particular. A discrepancia de Fiorini, este si se anima a cortarle el hilo de la conversación a Abonjo.

Desde aquella lejana experiencia en la Unión del Centro Democrático (UCEDE), han ido construyendo juntos el actual senador bonaerense y su jefe político la edificación de Crear Mar del Plata. Sin dejarlo estar, han podido llegar a gestar la inscripción legal del espacio en tiempo récord, para así presentarse con una pobre lista corta vecinal.

Si bien hacen mella de ser íntegramente marplatenses, el contenido de nombres poco se refiere en tal sentido, con ex funcionarios cambiemitas, massistas y hasta algunos kirchneristas. Ahora le han agregado un tinte conservador, pero lo real es que no hay olor a nuevo, sino más bien un perfume de frasco.

“Hay intenciones de seguir peleando por la intendencia, a pesar de que muchos le remarcan al ‘Monje Negro’ que no nos está dando resultados insistir con lo mismo”, sentencian fuentes cercanas al núcleo en diálogo con NOVA. Y resaltan también: “Por lo menos se abrió ya el arco un poco y hasta se está invirtiendo algo de plata en medios locales”.

Abonjo apostó a viejos conocidos como lo son el ex vicepresidente de Obras Sanitarias (OSSE), Fernando Navarra, y quien integró la cartera del Ente Municipal de Turismo (EMTur) en el oficialismo local, Emiliano Recalt, para que tuvieran espacio a negociar y movilizarse con mayor libertad. Vale recalcar que el segundo tuvo en su órbita el control de las Unidades Turísticas Fiscales.

Supo tener en sus manos un clamor de poder intenso, el cual podría haberlo catapultado hacia el Palacio Municipal en el año 2023. Sin embargo, sabiendo que no habrá ingreso de concejales para el próximo domingo 14 de noviembre, dependerá exclusivamente de su propio edil Alejandro Carrancio y el apoyo a medias del ex basquetbolista Nicolás Lauría.

No se queda atrás cada arreglo que realizaron para las generales con una facción de Unión por Todos y Unite, como también las caídas con Movimiento de Organización Democrática (MODE), Todos por Buenos Aires, Confianza Pública y Partido Enlace. “La idea del ‘Monje’ es succionar toda la militancia posible e ir construyendo algo de poder, en cuanto a personas”, afirman desde el núcleo de Fiorini.

En muy pocas reuniones ha estado presente Abonjo, ya que es una persona resguardada por Crear Mar del Plata. Como también es un reconocido hincha leproso que pone al Club Atlético Newell's Old Boys, por encima de toda política. No se sabe tanto si con su negocio o “proyecto” de boxeo hace lo mismo.

Ante todo lo referido, es más que obvia la intención y ganas de poder que persigue el “Durán Barba” de la política marplatense, con el sueño de hacer intendente a Fiorini y él ser su secretario de Gobierno municipal. “Abonjo no tiene drama en negociar con Florencio Aldrey Iglesias para llegar al Palacio Municipal”, subrayan a este medio.

Lectores: 348

Envianos tu comentario