Gremiales
Lo mismo de siempre

Facundo Moyano, un hombre que le hizo berrinches al kirchnerismo y ahora retoma su oscura vida sindical

El controversial dirigente renunció como diputado del Frente de Todos, para retornar a su vida gremial. (Dibujo: NOVA)

Mientras el mafioso dirigente Hugo Moyano presiona, de forma grotesca, su injerencia en los gremios Confederación Argentina de Trabajadores y Empleados de los Hidrocarburos, Energía, Combustibles, Derivados y Afines (CATHEDA) y Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), su hijo Facundo Moyano se encarga de ir hacia el mismo camino tras renunciar a su banca en la Cámara de Diputados de la Nación.

Aquel heredero que tomó distancia del kirchnerismo por no "tener más espacios en el cierre de listas", olvidando su defensa hacia dicho sector en la campaña del pasado año 2019: "El kirchnerismo no es corrupto". ¿Ahora qué le sucede?

Si bien se enojó porque sus proyectos de ley, como la creación de una empresa estatal para que regule la concesión de los peajes y alcohol cero, no tuvieron ruedo parlamentario. También, sucede que no tuvo acompañamientos desde el Sindicato Trabajadores Viales y Afines de la República Argentina (STVyARA), que conduce Graciela Aleñá.

Esta organización está alineada con el Frente Sindical para el Modelo Nacional, el espacio gremial que lidera Pablo Moyano, enfrentado (ambos bajo el ala del padre) con Facundo Moyano.

El malestar de este último con el oficialismo no es del último tiempo. En conversaciones privadas, antes de renunciar, solía repetir que estaba "aburrido". ¿De cobrar de arriba y dedicarse de lleno a las fiestas negras con mujeres y vicios?

Asimismo, ingresó al juego de las elecciones sindicales en la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), en su seccional de Mar del Plata, apoyando la lista opositora. Aquella que lidera el plomero Pablo Santín.

Facundo Moyano es un dirigente de futuro incierto que, más allá de todo, sigue apostando de lleno al sindicalismo. Sin embargo, deberá ejercer explicaciones a las interrogantes de lo que sucede en el Club Atlético Alvarado.

Vínculos con Andreani y la ‘‘dama de blanco’’

Muchas son las denuncias que expondrían un triángulo corruptor entre el Moyanismo de Alvarado, junto a OCA S. A. y Andreani Grupo Logístico. Para ser más específicos, negociarían con cocaína.

Carlos Cirimelo y Javier Moyano, CEO y encargado de la División Transportes, serían las cabezas negociadoras de la parte correspondiente de Andreani. La logística provendría desde esta empresa que maneja el legislador.

Los cabecillas del correo que se encargan de poner al personal en negro para este blanco negocio es Fernando Minaudo, quien tiene en sus manos también el Grupo de Narváez. Su difunto mandatario, Patricio Farcuh, fue el encargado de poner en riendas el inicio del negocio con OCA S. A. para ofrecer información de rutas.

‘‘La materia prima viene desde dentro del club, de gente muy vinculada a Moyano’’, aseveró un trabajador de la institución. Y añadió a NOVA: ‘‘obvio que el vice se encarga de negociar quien la lleva y el otro que elige los destinos’’.

Toda la polémica se destapa justamente en el contexto de su controversial reunión con los jefes sindicales Guillermo Moser (Federación de Luz y Fuerza) y Juan Pablo Brey (Asociación Argentina de Aeronavegantes), en la sede de la Unión Ferroviaria. También hizo gala de presencia el titular de este último gremio, Sergio Sasia, para intercambiar ‘‘ideas’’ acerca del proyecto oficial que eleva el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias.

Lectores: 191

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: