Información General
A tener en mente

El personaje detrás del Hotel Traful de Mar del Plata

Manuel Rodríguez en su etapa como director regional de AFIP.

Un reciente procedimiento del Ministerio de Trabajo y de UTGHRA pudo constatar que en el Hotel Traful se ocultaban trabajadores que no estaban debidamente registrados por el empleador.

De las actas labradas surge además un accionar doloso de esa patronal cuando condujo a las mucamas por una puerta trasera del establecimiento hacia el exterior, para evadir el relevamiento de los inspectores.

El responsable del Hotel Traful es el contador Manuel Javier Rodríguez, quién integraba al momento del hecho, la comisión directiva de la AEHG (Asociación Empresaria Hotelera y Gastronómica), siendo empresario del ramo con otros hoteles en el país y en el exterior.

La falta de registración de esos empleados, además de violar los derechos laborales y sociales, socava el sistema previsional, cuya recaudación compete a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Y aquí vamos con lo más indignante: esas conductas disvaliosas que aparentan ser exclusivas del ámbito privado, toman otro cariz por resultar Rodríguez un funcionario jerárquico de la propia AFIP, habiendo sido su director regional en Mar del Plata y, por muchos años, el jefe de una de sus divisiones de fiscalización.

Para tener una idea de la importancia del cargo que tuvo, basta con saber que la jurisdicción de la Regional Mar del Plata abarca los partidos de la Costa, Villa Gesell, Pinamar, Gral. Madariaga, Mar Chiquita, Gral. Pueyrredon, Gral. Alvarado, Necochea, Balcarce, Tandil, Azul y Ayacucho.

En efecto, todo se agrava porque su autor revista en el más alto nivel del escalafón de la administración tributaria nacional, con el cargo de Consejero Técnico Superior del organismo fiscalizador.

Estaríamos entonces, posiblemente, en presencia de la comisión de un delito de acción pública como es la violacion de deberes de funcionario público y/o, al menos, de una gravísima falta al código de ética que rige el accionar de los servidores públicos.

Si algo de honor o dignidad tuviera Rodríguez, debiera presentar su renuncia indeclinable al vínculo que lo liga con el Estado y que los contribuyentes de bien nos vemos obligados a mantener con el pago de nuestros impuestos.

Amerita el caso, que las máximas autoridades de la AFIP o de la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía, de la cual depende, formulen la respectiva denuncia penal y, al mismo tiempo, ordenen instruir el correspondiente sumario administrativo disciplinario.

Manuel Rodríguez, es la misma persona que durante varios años tuvo a su cargo fiscalizaciones sobre los ciudadanos, incluyendo a empresas hoteleras y gastronómicas, lo cual importaba una clara incompatibilidad funcional.

Más recientemente, durante la gestión macrista del organismo recaudador, “Manolo” (como suelen apodarlo sus allegados) fue promovido a director regional gracias a su estrecha relación con Jaime Mecicovsky.

La espada antikirchnerista de Alberto Abad y Horacio Castagnola y otros funcionarios de aquel Gobierno como Néstor Sosa y Eliseo Devoto.

Se jactaba en ese entonces, que sería entronizado titular de todas las regionales del interior del país, una vez que caý "El Padrino" se retirara generando corrimientos ascendentes de toda esa línea, a saber: Castagnola de titular de la DGI a titular de la AFIP; Mecicovsky de interior al frente de la DGI y Rodríguez de líder de la regional marplatense a titular de interior.

Situación esta que no se concretó, ya que fue designado Cuccioli al frente de la AFIP.

Como director regional Rodríguez, fue la conexión marplatense del lawfare, haciendo publicar por la prensa, una denuncia falsa que luego presentaria ante la Justicia sin elementos probatorios.

Además de integrar Rodríguez ese brazo ejecutor del lawfare, también acometió maltratos, lanzó persecusiones propiciando quita de funciones a empleados del organismo.

Lectores: 335

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: