Panorama Político de Mar del Plata
La "patota" del kirchnerismo

El kirchnerismo y su equipo de apriete en el Puerto

La titular de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), Fernanda Raverta, cuenta con propios que se dedican de lleno a la “cacería” de opositores en la zona más productiva de la ciudad. (Dibujo: NOVA)

“Si no nos dan el dinero que pedimos, le matamos hasta los hijos”, expresó un ladero “patotero” en la esquina de Acha y Guanahani. Se trata de una fábrica cercana a Congelados Ártico y La Campagnola, la cual no quiso pagarle dadivas al Sindicato Obrero de la Industria del Pescado (SOIP), esa que maneja “Pepita la Pistolera II”, Cristina Ledesma.

Como si se tratasen de marchas pagas, las manifestaciones que se llevan adelante por parte de este ente que miente en la “lucha de los trabajadores”, se encarga de ofrecer dinero a sus matones y quienes se acercan hasta el lugar. El mismo se desviaría desde la caja de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), con el aval de la titular Fernanda Raverta y apoyo de su esposo, el actual senador provincial Pablo Obeid.

El “modus operandi” se trataría de filtrar a empresas que “no ofrecen dadivas al sindicato”, con la idea de que luego estos operadores se “quejen al gremio por falsas pistas plantadas”, amén de “reclamos típicos y propios de estos”. Todo con la idea de poder llevar adelante un reclamo, el cual ofrezca un pago enorme y jugoso para el SOIP, como también desde ANSeS hacia los “manifestantes”.

Suena engorroso pero resulta sumamente central y justo, propio del kirchnerismo más vil de la ciudad. También apañado por la espalda del juez federal Santiago Inchausti, quien habría llegado a Ledesma gracias a Raverta. Tanto funcionaria nacional como magistrado, contarían con un romance secreto, a espaldas de Obeid, según aseveraron fuentes oficiales a este medio.

Mediante esos vínculos, siempre se sale con la suya y puede señalar con el dedo acusador sobre quien trabaja, y aquellos que no, en el Puerto. Sin ir más lejos, a los que se resisten, Ledesma se encarga de reunir a su grupo de matones con camperas del SOIP (una total impunidad) para que “hagan entender en buenas maneras” qué deben realizar o no.

Mediante la operadora estatal y militante K Silvana Sosa, quien le permite su llegada plena hacia los círculos más viciosos de La Cámpora. A veces, según dictan a NOVA, el encargado de organizar a esta mafia portuaria es el ahora senador y antiguo jefe seccional de ANSES.

Si de abogados caranchos hablamos…

No todo es color de rosas, porque para ello es necesario tener gente capacitada en materia judicial. Asimismo, el abogado que se escogió Ledesma no es un caído del catre. Se trata del “doctor” (le faltarían unas 5 materias, sumado a la tesis) Antonio Lugo.

Este último ya ha integrado la nómina de la sindicalista K, en el sector de Relaciones Sindicales del SOIP. Allí lograba traccionar con otros entes gremiales y llegar a generarse contactos y espacios. Hasta nuevos clientes para poder hacerse con algunos billetes, para las arcas propias.

Lugo se dedicó toda la vida a ser un “abogado sin título y carancho”. Al igual que el ave de rapiña carroñera, vive de las víctimas de los accidentes de tránsito. Desde allí, conoció a Ledesma para poder lograr más al futuro ocupar un lugar en el interior del SOIP. Manteniéndose gracias a su cercanía con la ladera principal de “Pepita la Pistolera”, Elvira Bárcena, quien hace poco logró hacerse de una prótesis por ANSeS.

También se relacionó y logró integrar con él al sindicato, Alfredo Peralta, Pedro Valdebenito, Juan Coronel y Nicolás Sánchez, este último muy amigo de Lugo. Sin ir más lejos, fuentes oficiales afirman que él mismo se encargó de pasarle datos de los accidentados para poder operar desde su mote “carancho”.

Acomodándose al color político y cerrando la boca en el momento indicado

Durante la época del Macrismo, Ledesma fue una de las principales operadoras del kirchnerismo en General Pueyrredón. A tal punto de llegar a tomar un ente público a la fuerza, con golpizas brutales y heridos de por medio. Se trató de la oficina de Trabajo de la Nación.

Con palos, y hasta algunos indican que sus comodoros se encontraban armados, se esperó al jefe de dicha seccional en aquel momento, Alejandro Manuel. Llegó a sentenciar que la gestión de la ex gobernadora María Eugenia Vidal fue “de lo peor en los últimos 20 años” (cuando anduvo a su lado con el tema de las harineras). ¿Ahora con Axel Kicillof qué pensará que está tan callada en los medios?

Vale recordar que en el inicio de gestión de Carlos Fernando Arroyo en la ciudad de Mar del Plata, se encontró súper cercana por el tema de las harineras. Con fotos de por medio se demostró contenta, hasta que luego se dio vuelta por pedido expreso del kirchnerismo.

Ledesma también se mostró integrante del Espacio Comunidad Organizada (ECO), un movimiento sindical que apoyó en el año 2011 la candidatura de Gustavo Pulti desde Acción Marplatense (AM). Allí mismo se podía vislumbrar algunos “nenes” come asados que hacen mafia como ella misma y que actualmente están en el ravertismo: Néstor Nardone (Guardavidas), Fabián Giovanello (Empleados de Comercio) y Eduardo Cóppola (Luz y Fuerza).

Durante la gestión del ex gobernador Daniel Scioli, Ledesma se realizaba unos viajes exprés para poder pedirle favores y hasta dinero para su militancia. Los pasajes eran de un diputado provincial reconocido del Frente para la Victoria (en ese entonces, ahora en Unidad Ciudadana), mientras los billetes eran proporcionados por Diego Luis Bossio, en aquella época fuerte hombre de ANSES y posible candidato a mandatario de la provincia de Buenos Aires.

En la actualidad, Kicillof la atiende muy poco. Sin embargo, eso no le quita su rol de pez gordo en el Puerto. Ya que, ella habría tenido quejas de que su intento más próximo es añadir asesores a los nuevos concejales que ingresen en el 2023, por parte del Frente de Todos.

Lectores: 271

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: