Panorama Político de Mar del Plata
¡De pelos!

El kirchnerismo se encuentra en su propia interna partidaria

Ambas ediles pertenecen a La Cámpora y generan división en el “ala madre” que representa la titular de ANSES, Fernanda Raverta. (Dibujo: NOVA)

El kirchnerismo se encuentra en uno de sus puntos más álgidos como consecuencia del individualismo devenido en personalismo, que tanto lo caracteriza y lo hace tal como es. Por ende, dos personajes de La Cámpora en Mar del Plata lo (mal) ubica en un sitio del cual no puede efectuarse como mismo debe.

Marina Santoro y Virginia Sívori son las ediles más caracterizadas en ello. Pero sin hacer uso de lleno con las palabras, ambas se encuentran una pelea que termina gestando una Grieta K, de pocos apoyos. Aunque corrompe al espacio madre que le otorga nombre.

La presidencia del interbloque opositor local fue el primer conflicto mismo que implosionó hacia fuera. Desde los 2 costados tenían muchas ganas por quedarse como la cara visible de dicho marco. Pero la pulseada se la llevó Santoro, y Sívori se tuvo que sentir satisfecha con una postal en el directorio del Concejo Deliberante.

Esta última, también tuvo su recompensa militante, a la hora de ser el rostro candidateado en las últimas elecciones. El presidente Alberto Fernández, la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Axel Kicillof y la diputada nacional electa Victoria Tolosa Paz, fueron algunos de los pesos pesados con los que se reunió durante la campaña.

Sívori no solo tuvo interesantes “mano a mano”, ya que también cuenta con ser una persona de suma cercanía y confianza para con la titular de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES), Fernanda Raverta, mujer madre que elige “a dedo” los puestos en la lista K. Cabe subrayar igualmente que siente como “un alejamiento” que no se la haya escogido como jefa del interbloque de Todos.

Por el costado de Santoro no visualizan como “un guiño de importancia”, ya que se trató de un obsequio tras tantos oídos sordos. Más bien, consideran que el comportamiento y puesto a nada de cumplir su mandato, será la piedra angular que expondrá qué tan importante la creen en el círculo del kirchnerismo.

Ella se trató de la cara por la lucha a favor del genocidio infantil del aborto, el feminismo radical en el Legislativo y hasta la defensa de la ideología de género. Por el mismo camino se reportó su presidencia al frente de La Cámpora en la ciudad de Mar del Plata.

Según pudo averiguar NOVA, no se ha dado el hecho de que militantes tomen postura ante el hecho, aunque si se pide cierto respeto a quien presidió por años las filas del camporismo. Más en el caso de que Sívori no ha sido una persona que estuvo a la par misma.

La llegada de nuevos dirigentes a la alianza de Todos amerita que personas con liderazgo y que tengan una personalidad más chocante, lleven las riendas del kirchnerismo para que otras facciones del peronismo no se lleven puesto al espacio. Por lo cual Santoro también fue estratégicamente electa en el bloque, desde el círculo K.

Ante todo lo referido, es propicio dejar en claro que las concejales Marina Santoro y Virginia Sívori se han decantado como las políticas que más se han golpeado contra el traste de la realidad en visión del kirchnerismo. De ser fieles compañeras de lucha, se han devenido en protagonistas de La Grieta que menos sentido tiene, dentro de un espacio partidario de mismo nombre e ideas.

Lectores: 335

Envianos tu comentario