Política
Vergüenza

Escándalo: Montenegro prometió trabajo y sólo les dio la espalda

Los vecinos autoconvocados protestaron fuera de la Municipalidad.
Petitorio que presentaron el 19 de noviembre por las familias.
Una de las madres golpeada por el área de Seguridad del municipio.
Niños con carteles en medio de los reclamos por trabajo.

El intendente de la ciudad de Mar del Plata, Guillermo Montenegro, se había comprometido con los vecinos de la ciudad a otorgar puestos de trabajo y herramientas para las familias del Puerto y barrios de la periferia.

Entre las ausencias de respuesta en las áreas de Seguridad y Transporte, se le suma ahora, el compromiso fallido en Desarrollo Social.

Por ello, el espacio comunitario 30 mil mariposas se autoconvocó con las familias a las que les faltó la palabra el edil en la entrada del municipio para realizar tranquilamente los reclamos. Sin embargo, no solamente los ignoró, sino que además las mandó a reprimir sin motivo aparente por oficiales de seguridad.

En este sentido, los representantes de cuatro merenderos y dos comedores del Puerto y el barrio don Emilio se dirigieron a la Municipalidad para poder ser escuchados el 19 de noviembre pasado. El mismo jefe comunal los atendió, tras un largo tiempo de espera, y prometió comunicarse para darles una ayuda, la cual jamás llegó.

El petitorio presentado busca que se los ayude con herramientas de trabajo para pintar escuelas, junto a padres, y así generar sus propios ingresos en plena época agravada por la Pandemia. A su vez, también pidieron 150 palas para las 20 huertas comunitarias que están intentando llevar adelante. ‘‘Jamás recibimos ningún alimento desde el municipio, lo hemos tratado de gestionar y nos dicen que no pueden porque no están dentro de los Comités de Emergencia’’, expresó Roxana Roldán, integrante del espacio comunitario. Y añadió: ‘‘si no estamos bajo una bandera oficialista no podemos recibir alimento ninguno de los merenderos y comedores’’.

‘‘En los barrios de la periferia no hay presencia del Estado, y esa labor la hacemos nosotros para sacar a los chicos de la calle’’, afirmó. Sin embargo, solo recibió destrato por parte de la seguridad municipal que la descalificó a ella y a las madres presentes: ‘’para que quieren palas negras de mierda, si no las saben usar’’.

Ante todo lo acontecido, el único que se animó a dar la cara fue el Subsecretario de Desarrollo Social, Daniel Teruel, quien aprovechó para poder hacer asistencialismo de cartón. Este les ofreció unas pocas 40 bolsas de alimentos, que obviamente fueron rechazadas por las familias presentes.

Por el momento solo queda un inconveniente más para el enorme listado de Guillermo Montenegro, quien no encuentra la forma de generar soluciones. Entre internas, ausencias y apariciones esporádicas, la falta de gestión se acrecienta.

Lectores: 196

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: