Política
Nombramientos

El Materno Infantil y el nepotismo de La Cámpora

El director ejecutivo del Hiemi es uno de los peones del kirchnerismo, más bien influenciado directamente por Fernanda Raverta.

Hugo Casarsa, director del Hospital Materno Infantil, sería el Caballo de Troya para el desembarco de La Cámpora y, de esa forma, generar un sostén económico en la ciudad de Mar del Plata. SAMO y IOMA, ambos de seccional local, tendrían mucho que ver en algunos nombramientos.

Detrás de todo lo que son los filtros del kirchnerismo en el área de salud, abarcaría como líder a la ex candidata K para intendente y actual directora de ANSES, Fernanda Raverta. Por otra parte, los nombres propios que también aparecen son los de las concejalas Marina Santoro y Virginia Sívori.

 “Personal sin experiencia laboral, sin títulos que ameriten a sus puestos y hasta apellidos repetidos de familiares”, expresan en los pasillos del Palacio Municipal. A su vez, se añade que “no hubo control en el ingreso de personal en el Hiemi, aunque sabemos que corresponde a Provincia”.

Más allá de eso, afirmarían que hubo un ingreso de personas con hasta falta de título secundario y, además, se usa como aguantadero de militantes camporistas. “Se drogan dentro del establecimiento, organizan los horarios a gusto y hasta muchas veces no cumplen con la labor misma”, denuncian.

Santoro, como líder de la agrupación K en La Feliz, se encargó de ir estructurando la lista de ingreso, en ayuda de su par Sívori. Esa misma plantilla fue supervisada por el Sindicato de Salud Pública y IOMA, para llegar a manos de Raverta. Esta última le otorgó la orden directa a Casarsa.

Inicio del copamiento de La Cámpora en el Hiemi

Todo se origina desde finales del año 2013, cuando un grupo de militantes camporistas se apersonaron el Hospital Materno Infantil de Mar del Plata y comenzaron a cumplir distintas funciones sin estar nombrados. Episodio conocido entre el personal del nosocomio, sin que nadie se animara a hablar por temor a represalias.

A principios del 2015, se exhibió copia de documentación de sumarios de empleados que fueron trasladados del hospital por el director Casarsay el director asociado Jorge Cabarcos, sin motivo alguno. La sugerencia provenía de La Cámpora, según aseguraban las fuentes.

Los integrantes de esta organización provenían de otras ciudades, por lo que se les brindó viáticos y viviendas. Posteriormente, fueron nombrados y afirmó que la responsable política del abordaje de La Cámpora fue la diputada nacional kirchnerista Adela Segarra.

Los empleados damnificados por violación a la legislación laboral concurrieron a Sindicato de Salud Pública y la Secretaria General Haydee Elena Burgos los escuchaba, pero nadie hizo nada. Mucho menos hizo ATE, que se dignó a realizar alguna labor.

Vale recalcar que, ante todo lo acontecido, no hay forma de dimensionar la influencia de Raverta en un sitio estatal de gran importancia. Con ayuda de legisladores locales del Frente de Todos, se ha convertido en un aguantadero del kirchnerismo marplatense.

Lectores: 149

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: