Información General
Màs fiestas clandestina

Buscan cuidar a los vecinos ante la ola de contagios y Guillermo Montenegro aclaró que "no vamos a aflojar el control"

l municipio desactivó una fiesta que se desarrollaba en una quinta a 15 kilómetros de Batán, en la que se encontraban más de 100 personas bailando y bebiendo alcohol.

El intendente de General Pueyrredón (Mar del Plata), Guillermo Montenegro, salió a hablar de las fiestas clandestinas realizadas durante la noche del 24 de diciembre y madrugada del 25 de diciembre.

El municipio, en conjunto con la Policía de la provincia de Buenos Aires, desactivó una fiesta que se desarrollaba en una quinta a 15 kilómetros de Batán, en la que se encontraban más de 100 personas bailando y bebiendo alcohol.

“Estamos cuidando la salud y el trabajo de los marplatenses” refirió el Intendente. En uno de los eventos había 100 personas bailando. El organizador fue infraccionado y todos los participantes notificados por incumplimiento del DNU. También continúan los controles para evitar el ingreso de bebidas alcohólicas en las playas públicas.

Además, el responsable del lugar fue infraccionado con la ordenanza 24927: independientemente de la cuestión penal, a la organización de la fiesta se le aplicará la ordenanza de fiestas clandestinas, que prevé multas de hasta 1 millón de pesos.

“Seguimos siendo inflexibles contra la clandestinidad porque sabemos que ahí no solo no hay protocolos frente al Covid-19, sino que se cometen excesos de todo tipo que ponen en peligro la vida de los vecinos”, señaló el intendente Guillermo Montenegro.

Además, sostuvo que “en varias ocasiones tiene que intervenir la policía para apoyar al personal municipal porque algunas personas no comprenden que aún estamos en pandemia y que las fiestas de este tipo están prohibidas”.

“No vamos a aflojar con el control porque así no solo cuidamos la salud, sino también el trabajo de los marplatenses”, agregó y recordó que “quienes organizan estas fiestas serán sancionados con multas y quienes participan están cometiendo un delito”.

A raíz de otra denuncia, el municipio desarticuló, también, un evento que se realizaba en calle Irala al 8300. Alrededor de 50 personas se encontraban cortando la calle con música que salía de una casa.

La intervención aquí requirió apoyo policial ya que se generaron disturbios a partir de la actitud agresiva de los presentes hacia el personal municipal.

En tanto, personal de Inspección General acompañó los puestos de control dispuestos desde las 11 hasta las 19 en los 5 puntos de acceso a la playa pública de Playa Grande.

Se revisó que ninguna persona ingrese al espacio público con bebidas alcohólicas ni equipos de amplificación acústica.

En estos controles también se recuerda el distanciamiento social en los espacios públicos de la playa y la utilización del barbijo para el desplazamiento en espacios comunes.

El personal de Inspección general también realizó, en el transcurso de la noche, 28 intervenciones en distintos horarios en los comercios a efectos de controlar el correcto funcionamiento de los mismos. Allí se evaluaron las salidas de emergencia, que los matafuegos tengan carga vigente, la habilitación municipal, el cumplimiento del Protocolo Provincial gastronómico Covid-19, los permisos de espectáculo y los horarios de cierre de los locales gastronómicos.

Lectores: 130

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: