Judiciales y Policiales
Amenazas a un periodista

Fuerte denuncia por inacción de la Justicia marplatense

El fiscal Fabián Fernández Garello esta siendo investigado por su participación irregular en causas de lesa humanidad.

Mientras la Justicia Federal investiga la participación del fiscal general de Mar del Plata, Fabián Fernández Garello en dos causas por delitos de lesa humanidad, se multiplican los reclamos por la inacción del funcionario en los expedientes que se tramitan en su jurisdicción y por los sugestivos errores que se cometen en algunos procedimientos.

Una de las víctimas de esta situación es el periodista Rubén Oliver, que desde hace ocho años conduce "Justicia para todos", en FM 91.7 de Mar del Plata, y desde donde han surgido varias investigaciones que terminaron en el fuero penal, como el escándalo por las usurpaciones que llegó a tener detenidas a una veintena de personas vinculadas con el municipio.

Claro que este tipo de informes y contenidos no pasan desapercibidos y han motivado a lo largo del tiempo varias amenazas y acosos que, sin embargo, parecen ser desestimadas de forma deliberada por la Justicia local.

El último de esos episodios se desató luego de un posteo de Facebook de Oliver a favor de la legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, que desató una fuerte polémica entre algunos de sus seguidores, particularmente de uno que comenzó a atacar al conductor radial en las redes sociales para luego pasar a amenazas telefónicas.

"Decidí mandar la denuncia directamente a la Procuración, porque ya sé que acá no se investiga.  El 85 por ciento de las denuncias que se hacen no se investigan" explicó Oliver en diálogo con NOVA y agregó que "la denuncia fue remitida a la fiscalía general a cargo de Garello y diez días después me presenté porque no se había movido".

En ese lapso de tiempo los hechos se agravaron e incluso el responsable de las amenazas de nombre Jorge Andersen irrumpió en el estudio de la FM 97.1 durante la emisión de "Justicia para Todos" exigiendo una retractación de su conductor por supuestas referencias a los posteos de Facebook que dieron inicio a la denuncia.

A pesar de esta situación, registrada por el movimiento de los expedientes judiciales, la presentación de Oliver ante la Justicia no avanza, como tampoco lo hicieron otras denuncias que llevan su firma y que derivaron en procedimientos verdaderamente ridículos como una convocatoria a declarar como testigo de su propia denuncia.

El caso de Oliver es apenas uno más de los que se multiplican en la ciudad balnearia, mientras que  Garello sigue siendo investigado por crímenes de lesa humanidad, y los vecinos no dejan de preguntarse si no es conveniente apartar al fiscal mientras se desarrolla el proceso, para además acelerar las causas que parecen planchadas por el funcionario judicial.

Lectores: 613

Envianos tu comentario